Las intervenciones energéticas en hogares en situación de vulnerabilidad

La sesión se realizó en el auditorio del Pati Manning, en Barcelona.

La pobreza energética se ha situado en los últimos años en la cabecera de la agenda pública. Entidades, sociedad civil, administraciones públicas y empresas han puesto en marcha iniciativas de abordaje para dar una respuesta efectiva y aportar una solución específica a las situaciones de vulnerabilidad energética.

Para analizar estas iniciativas, el pasado 20 de febrero se celebró en Barcelona una sesión de trabajo organizada por la asociación Ecoserveis sobre los retos y oportunidades en el ámbito de las intervenciones energéticas en hogares en situación de vulnerabilidad.

El encuentro permitió analizar algunas de las acciones que se están llevando a cabo, además de explorar estrategias innovadoras y mecanismos para dar respuesta a la desinformación y la baja calidad energética de las viviendas.

Las iniciativas

El Ayuntamiento de Barcelona presentó el trabajo realizado a través de los Puntos de Atención Energética de la ciudad, y la Diputación de Barcelona hizo lo propio con su programa de intervenciones energéticas.

La empresa consultora Intiam Ruai expuso su estrategia de gestión de la pobreza energética a través de planes ocupacionales y también se hizo una aproximación a la metodología de los asesoramientos realizados por la Alianza contra la Pobreza Energética.

El grupo de voluntarios Fuel Poverty Group explicó su modelo de intervención y empresas energéticas como la Cooperativa Eléctrica de Alginet o Gas Natural Fenosa describieron su programa de atención a las personas usuarias en situación de vulnerabilidad o pobreza energética.

Hubo también espacio para conocer algunos de los avances del proyecto europeo SMART-UP, que realizó intervenciones en hogares vulnerables con contadores inteligentes como estrategia para combatir la pobreza energética.

Puntos de encuentro

La diversidad de puntos de vista de los ponentes proporcionó una oportunidad para crear debate y compartir reflexiones sobre los retos reales de los hogares que viven en situación de vulnerabilidad, pero especialmente permitió conocer qué se está haciendo para solucionar los problemas que comporta la falta de conocimiento sobre los derechos energéticos y la poca información sobre los tecnicismos asociados al uso de la energía.

Si bien las organizaciones públicas, privadas y sociales participantes en la sesión expresaron las dificultades para coordinar y hacer viable la colaboración multisectorial, todas coincidieron en señalar la necesidad de trabajar de forma conjunta para garantizar el uso consciente e informado de la energía por parte de la ciudadanía.